El gobierno aspira a tomar más deuda externa para enfrentar las implicaciones económicas, para el país, de la presencia de Covid 19 y, aun así, mantener la dolarización. Ello es como correr los 100 metros y obtener un registro en tiempo negativo. Un suceso imposible.

Paliar la falta de liquidez con una deuda externa mayor es continuar ingiriendo el mismo veneno. Lo que procede es recuperar, al menos para la coyuntura, la moneda nacional. Hacerlo, primero, bajo el estricto compromiso de emitirla sólo en las cantidades y ritmo estrictamente necesarios para paliar la emergencia y ayudar a la población y, segundo, bajo un acuerdo nacional para que todos aceptemos esa emisión para la circulación como si fuesen dólares norteamericanos, en una relación de 1 a 1 durante la emergencia, lo que también involucra que la propia economía salga de la cuarentena en la que se halla.

Club de Leones

Nadie pierde si esta moneda circula y se la usa indistintamente con el dólar y no impacta en los precios. Apelamos a un acuerdo nacional para que esto sea eficaz. Y nadie se engañaría respecto a su origen, función y transitoriedad. Superada la emergencia el Estado podrá proponer un plan, en relación a la mejora de sus ingresos, para retirar, paulatinamente esta emisión en las ventanillas del Banco Central.

El gobierno no necesita para esto al FMI y a las multilaterales. Bien podría, si los ecuatorianos lo permiten, apelar a una emisión de moneda propia para mantener la dolarización. Es lo que procede, apelar a un crédito interno con tasa de interés igual a cero. Secreto de la emisión de moneda y de su circulación.

Es hora de hacerlo para sobrevivir no sólo porque la población está en cuarentena sino también lo está segmentos importantes del aparato productivo, y estamos con los tiempos en contra. Debe entenderse que, para asumir esta medida, la Banca adquiriría el compromiso, al igual que otras entidades financieras, de no formar negocio cambiario alguno.

+ posts

Investigador de procesos productivos

Por Carlos León Gonzales

Investigador de procesos productivos