Una de las principales causas del aumento de los precios mundiales de los productos, es el extraordinario incremento que se ha registrado en el costo de los fletes marítimos.

La crisis de los contenedores no es un juego, es un problema real que está afectando a todo el mundo y si nunca habías escuchado de ella presta atención porque está afectando tu bolsillo.

No es para menos, sobre todo si tenemos en cuenta que el 90% de todo el tráfico de carga que se mueve a nivel mundial lo hace por vía marítima, y que los contenedores son la principal forma en la que viaja esa carga.

Diversos medios internacionales han reseñado la situación, que ha sido calificada como una crisis y ha comenzado a generar preocupación por el impacto que esto pudiera tener en las compras de Navidad.

Solo para tener una referencia, si antes de la pandemia el precio de un flete – coste del alquiler de una embarcación con mercancía en ella- desde China al Ecuador costaba aproximadamente 2.000 dólares, ahora está rondando los 16.000 dólares. Un aumento sin precedentes que tiene a expertos con los pelos de punta.

El origen de la crisis: la pandemia

Todo este complejo escenario se está produciendo por una insólita escasez de espacio disponible para transportar productos de Asia a Occidente. Especialmente después de que, en China, que es la principal potencia exportadora de transporte de carga, se desatara la última pandemia que ha enfrentado la humanidad.

En resumen, no hay contenedores para transportar la creciente demanda de productos. Durante el primer brote del Covid-19 se produjo un bloqueo global al comercio como consecuencia del cierre de fronteras y los esfuerzos de los gobiernos para tratar de contener el avance del virus en sus países.

Con las fronteras cerradas y las personas encerradas, la demanda de productos también bajó, la economía tomó un golpe muy grande, muchas empresas cerraron y consecuentemente, el transporte marítimo también mermó, se pusieron menos barcos de carga en circulación y menos contenedores, algo que encareció los precios y que se mantuvo durante todo el año pasado.

Este año, con el paso de los picos, el avance de la vacunación y el esfuerzo por reactivar la economía, la demanda de productos está creciendo otra vez, pero no hay suficiente oferta de barcos ni contenedores para suplirla, haciendo que todo el sistema colapse.

A eso hay que sumarle que el surgimiento de nuevas variantes sigue manteniendo el miedo a reactivar todo el comercio como era antes de la pandemia, y muchos puertos, como los de China, operan bajo grandes restricciones de seguridad. Pero no solo pasa en China, pues en otros países los atascos y cierres temporales de puertos están aún a la orden del día.

Dado que el costo logístico internacional representa entre el 15% y 20% del valor del comercio exterior puede hacer que todo lo que consumamos importado sea más caro por el aumento de los costos de transporte.

El crecimiento de la demanda de contenedores por la “pospandemia” y la imposibilidad de responder ante ella, está produciendo que “se destinen los buques a las rutas más rentables entre Asia y el hemisferio norte, dejando lo que quede para los tráficos menos rentables del Sur Global, lo que afecta directamente al Ecuador y sus vecinos.

+ posts

Medio difusor de noticias.

Por Ecuador Noticias

Medio difusor de noticias.