La crisis del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) trasciende a los gobiernos de turno, en la actualidad se ha agudizado debido a múltiples causas y circunstancias; en los últimos 15 años, especialmente durante el correato, se tomaron medidas que vulneraron la estructura institucional debilitando su sostenibilidad y solvencia. Así, a la eliminación del aporte del Estado del 40%  para el pago de pensiones y la reforma al esquema de distribución del aporte de los afiliados, se sumó la extensión de cobertura de salud para cónyuges e hijos de los asegurados menores de 18 años, sin haber previsto el financiamiento. Estas entre otras, desacertadas decisiones impulsaron procesos de desinversión de los fondos del IESS que coadyuvaron al crecimiento de los déficits de los diferentes seguros, particularmente de pensiones y salud.

La situación es potencialmente crítica y grave porque la institución se ha vuelto ingobernable, pues se encuentra sitiada y adueñada por los dos Vocales del Consejo Directivo (órgano máximo de gobierno del IESS); los cuales, fungen de representantes de los asegurados y empleadores, quienes ejercen ilegítimamente funciones prorrogadas y carecen de representatividad; sin embargo, tienen el control total de la institución.

A partir de mayo del 2021 han ejercido la presidencia del Consejo Directivo por delegación del Presidente de la República, tres funcionarios diferentes, durante muy cortos períodos, los dos primeros dejaron sus cargos por razones que trascendieron a la opinión pública, es así como el Ing. Jorge Madera  renunció porque (habría recibido amenazas de muerte por parte de las mafias enquistadas en el IESS, las cuales tendrían conexiones externas), el segundo en renunciar fue el Economista Francisco Cepeda, tras la destitución del Director Nacional del IESS, Econ. Nelson García, con votos de los vocales coludidos César Rodríguez y Luis Clavijo Romero, los cuales se sintieron amenazados a ser reemplazados mediante un procedimiento previsto en la ley, con la intervención del Consejo Nacional Electoral, en atención a un pedido expreso realizado por el Presidente del Consejo Directivo.

El estado de sitio impuesto por los vocales de marras, ha obligado de manera indecorosa a los Presidentes del Consejo Directivo del IESS, “a negociar” por lo menos con uno de los vocales; en unos casos con el de los asegurados y en otros con el de los empleadores para tener mayoría y lograr aprobar resoluciones que permitan gestionar al IESS, estos “acuerdos de conveniencia” han sido viables luego de reparticiones de la troncha y del pastel a las redes de corrupción que se apropiaron de la institución con los inolvidables personajes del correísmo – morenismo como Ramiro González, Fernando Cordero, Richard Espinosa, Paúl Granda, Jorge Wated, Carlos Tamayo, Zulima Espinosa.

El proceso de deterioro institucional que vive el IESS no hubiese sido posible sin la complicidad culposa, sin la inoperancia, incompetencia y marcada mediocridad de los vocales Rodríguez y Clavijo; los beneficiarios del IESS debemos reconocerlos y sindicarlos por el mediocre desempeño de sus funciones.
Para ejemplificar su inepta y perversa actuación es necesario señalar algunos casos en los cuales no respondieron con responsabilidad, siendo su marcada y premeditada impavidez, la causante de perjuicios a la institución pero sobre todo a la población asegurada en temas críticos como:

1.-Repotenciación de las unidades médicas (hospitales, centros de salud).
2.-Call Center (Contact Center).
3.-Auditoría a prestadores externos.
4.- Prosalud.
5.- Centenas de denuncias de casos de corrupción en los diferentes hospitales y
casas de salud del subsistema de la Seguridad Social.

1.- Repotenciación de las unidades médicas (hospitales, centros de salud).
En el 2018 – 2019 los técnicos de la Dirección del Seguro General de Salud Individual y Familiar realizaron un levantamiento de las necesidades en las 101 Unidades Médicas de la red interna del IESS para fortalecer la provisión de servicios de salud  con el objetivo de disminuir el represamiento de consultas ambulatorias en los tres niveles de atención, así como de las cirugías represadas; con la información obtenida presentaron a la Director General y al Vocal del Consejo Directivo de ese entonces (Paúl Granda y Felipe Pezo Zúñiga un proyecto de mejoramiento de la atención, el cual contenía intervenciones sobre la infraestructura, el equipamiento /reequipamiento y cobertura de la brecha de talento humano. El proyecto pretendía potenciar la capacidad instalada de la red interna por niveles, disminuir los tiempos de espera, disminuir las derivaciones a la red de prestadores externos y en consecuencia mejorar la calidad de la gestión de los recursos presupuestarios del Seguro General de Salud, disminuyendo progresivamente el pago a prestadores externos.

La respuesta, en ese entonces, del Vocal titular de los empleadores Felipe Pezo, representante de las Cámaras de la Costa y de su inefable y novel asesora la señorita Kenia Ramírez Masache fue… “no es posible gastar ni un solo centavo más en obras de infraestructura ni equipamiento, peor aún en contratar más profesionales y personal de apoyo, no se puede aumentar la masa salarial, por lo tanto se debe derivar a los prestadores externos, ni un centavo más para las unidades médicas, las cuales deben reorganizarse y atender con lo que disponen al momento…”.
El Vocal representante de los empleadores, Felipe Pezo, se manifestó contrario a
gastar ni un solo centavo más, después de recibir la información de que el costo de esa repotenciación llegaba a 14 millones de dólares. Sus palabras, a decir de los funcionarios de ese entonces, fueron: “todo hay que derivar a los prestadores externos, ni un solo centavo más para los hospitales del IESS”.
Nunca pensamos que el gasto para compra de servicios a prestadores externos llegaría a 7.000 MILLONES de dólares y que al momento existe todavía una deuda de 1.500 millones.

2.- El Contact Center (Call center).
En febrero del 2019 concluyó el contrato del call center con la empresa proveedora, en el mes de agosto y noviembre del 2019, y en marzo del 2020, los técnicos de la Dirección General del Seguro Individual y Familiar presentaron al Director General del IESS, Paul Granda y al Vocal César Rodríguez una propuesta técnica rigurosamente elaborada para la contratación del servicio del call center, la misma que consideraba nuevos componentes como telemedicina con llamadas telefónicas atendidas por médicos, atención y seguimiento de pacientes crónicos, medicina a domicilio y medicina preventiva, entre otros.

La respuesta del vocal César Rodríguez con la asesoría de la imperdible Kenia Ramírez (ex – asesora del Vocal Felipe Pezo Zúñiga y actual Subdirectora General del IESS) fue devolver el proyecto con una incipiente argumentación, y sobre todo se negó a autorizar que el proyecto progrese a la fase contractual, siendo esta conducta irresponsable comprobada y observada por el Equipo de Auditoría de la Contraloría General del Estado durante la lectura del Informe de resultados el 12 de julio del 2022.

El colmo de lo insólito ocurre en el mes de septiembre del 2021 cuando el Econ. Francisco Cepeda posesiona a Kenia Ramírez como Subdirectora General del IESS con el voto unánime de los vocales Rodríguez y Clavijo.
A inicios del mes de agosto del 2022, se conoció que el 14 de agosto, la empresa proveedora del servicio de Call Center, dejaría de prestar el servicio arguyendo falta de pago. Para entonces la Directora Nacional del IESS subrogante, Kenia Ramírez, manifestaba en los medios de comunicación que en dos semanas los afiliados podrían agendar su turno y que el servicio de Call Center estaba en camino de contratarse, claro de forma emergente.
Así, también se refirió de otro problema emblemático que enfrentan los pacientes del Seguro Social, tema que a su tiempo, igualmente fue tratado sin éxito por la Vocalía de los empleadores con la asesoría de la mismísima Kenia Ramírez.
El caso del Call Center fue auditado por la Contraloría, el Vocal de los
empleadores, César Rodríguez, suplente 10 años y principalizado desde el 2020,
intentó engañar a los auditores a quienes, manifestó que desconocía el tema del Call Center. Lastimosamente para él, la Contraloría accedió a las actas y documentos que demuestran su participación activa en este tema conforme lo devela el informe, pues fue su vocalía la que negó la posibilidad de contratar un servicio fundamental para los pacientes.
Con este servicio se podría atender al 80% de los pacientes en el primer nivel y se reduciría la demanda y las largas filas en las unidades del tercer nivel. La atención primaria en salud habría ahorrado ingentes cantidades de dinero al IESS.

3.- Auditoría a los prestadores externos.
La red de prestadores externos privados del IESS se queja permanentemente por la falta de pago por los servicios prestados a los pacientes derivados desde las diferentes Unidades Médicas del IESS; muchos de ellos han suspendido la atención de los mismos y otros amenazan con hacerlo de forma recurrente lo cual genera angustia, insatisfacción, desesperanza e indignación entre los asegurados. Las autoridades cuando responden señalan que las deudas no pueden pagarse debido a que el IESS no dispone de una empresa que audite las prestaciones y además no posee los recursos presupuestarios suficientes para hacerlo.

Nuevamente los técnicos del IESS pertenecientes a la Subdirección Nacional de Aseguramiento, a través del Dr. José Ruales, Subdirector del período 2019 – 2020 y actual Ministro de Salud Pública, elaboraron la fase preparatoria precontractual para contratar a una empresa de auditoría, el proyecto tenía un costo referencial de 23 millones más IVA, en lugar de una propuesta trabajada a inicios del 2019 cuyo costo era de 75 millones. El proyecto fue presentado en el mes de agosto del año 2020 a los vocales del Consejo Directivo, y como era de suponerse en septiembre fue rechazado de forma grotesca y atrabiliaria por el vocal representante de los empleadores César Rodríguez con la asesoría de la insustituible Kenia Ramírez.

4.- ProSalud.
La Dirección del Seguro General de Salud Individual y Familiar tiene a su cargo 101 Unidades Médicas, de las cuales 49 centros de especialidad, 49 al segundo nivel y 3 al tercer nivel de atención. El modelo de atención del IESS es curativo asistencial, centrado en la enfermedad, en la curación y rehabilitación; acusa una evidente falencia y debilidad en la atención primaria, con muy limitadas acciones de prevención, promoción y fomento de la salud individual, familiar y colectiva, lo cual ocasiona un gasto elevado en medicamentos y dispositivos médicos. La puerta de entrada al subsistema del IESS representa una barrera de acceso a los pacientes por la limitada oferta de las Unidades Médicas del primer nivel, ocasionando un represamiento de las consultas ambulatorias y una saturación de los servicios en todos los niveles que se agrava con la sobredemanda de atención ejercida por los aproximadamente 7 millones de beneficiarios que constituye la población de cobertura del Seguro General de Salud.

En el mes de mayo del 2019 los técnicos de la Dirección del Seguro General de Saludpresentaron a los Vocales del Consejo Directivo el Proyecto ProSalud una propuesta para reducir la demanda en los grandes hospitales y poner énfasis en la atención primaria en salud y el primer nivel de atención; es decir, gastar en prevención y promoción que permita disminuir los enormes gastos en los hospitales de mayor complejidad en segundo y tercer nivel.

Esta propuesta contenía 55 proyectos de intervención para fortalecer el primer nivel de atención, se proyectaba constituir una red de prestadores mediante convenios con empleadores privados y públicos dispuestos a ofrecer su capacidad instalada a través de los anexos para la atención de los afiliados y su familiares, con el propósito de ampliar el acceso al subsistema IESS ampliando la puerta de entrada del primer nivel, acercando los servicios al individuo y a la comunidad, procurando contener el 85% de las consultas en el primer nivel, evitando de esta manera la sobredemanda y saturación de los hospitales del segundo y tercer nivel, con su implementación se pretendía disminuir entre el 35 y el 40% de las derivaciones a los prestadores externos. Este proyecto además promovía el diagnóstico oportuno de las enfermedades prevalentes y el seguimiento estricto de las enfermedades crónico-degenerativas, discapacitantes y catastróficas.

Esta propuesta que contenía una nueva visión estructural e innovadora y
transformadora, también fue rechazada por los vocales Felipe Pezo y César
Rodríguez, cada uno a su tiempo, juntamente con su equipo de asesores.

5.- Centenas de denuncias de casos de corrupción en los diferentes hospitales y casas de salud del subsistema de la Seguridad Social.
En el año 2020 la Comisión Nacional Anticorrupción (CNA) presidida, en ese entonces, por Jorge Rodríguez (+), presenta una denuncia donde devela múltiples casos de corrupción en la compra de medicinas e insumos principalmente en los
hospitales de la Costa; éstos casos después se conocerían como el “reparto de los hospitales” y que tendrían como actores a Ministros como María Paula Romo, asambleístas como César Litardo y autoridades del IESS como Paúl Granda.

Este tema de los negociados y atracos de algunos grupos de proveedores constituidos en verdaderas mafias fue denunciado en sendas comunicaciones, a los Presidentes Jorge Madera y Francisco Cepeda; la misma, reposa también en la Fiscalía General del Estado y fue presentada por el médico y Vocal Alterno del CPCCS, Carlos Figueroa. Ahí se describe la participación de equipos internos de empleados de los diferentes hospitales y equipos mafiosos que se construyeron al interior de las unidades de salud que han llegado a tomarse los hospitales como propios, con oficinas y funcionarios que realizan los pliegos para las compras con pujas ficticias en el SERCOP.

Este tema necesariamente, debido a su extensión e importancia lo trataremos en una próxima entrega de información.

En cuanto a la acción de la Vocalía de los empresarios es necesario entender que
César Rodríguez ha tenido un alfil que acompaña desde la administración de Ramiro González y pasa por Richard Espinosa, Paul Granda, Jorge Wated, Carlos Tamayo, Francisco Cepeda, y recibe la anuencia de Alfredo Ortega; a pesar, que el presidente del Consejo Directivo del IESS tiene información de lo que representa este grupo,  ha mantenido a Kenia Ramírez; tal vez, porque cuenta con el apoyo del asesor de la presidencia, Aparicio Caicedo, quien de seguro actúa a su favor frente al Presidente de la República, Guillermo Lasso, el cual, no ha querido ni siquiera recibir a Rodríguez; pues, tiene serios reparos a su comportamiento ético.

Sin embargo, cada día con mayor desparpajo, actúa el grupo de interés, casi familiar, de César Rodríguez, Maylin Encalada, Kenia Ramírez, Susana Salas, Itamar Rodríguez, Daniel Rodríguez y otros funcionarios locales, muchos de los cuales han sido funcionarios del correísmo y han actuado en el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social y una parte de ellos también ha ocupado puestos públicos en el Ministerio de Salud Pública; todos en la actualidad, actúan al unísono.

En los días anteriores, hemos podido evidenciar como la funcionaria Kenia Ramírez, se autonomina y se delega varias funciones por escrito como Miembro del Comité de Ética del IESS, Responsable de Comisión de Informática y Secretaria de la Comisión para el Diálogo IESS sobre la Seguridad Social; y, evidenciamos como comienza a fluir el dinero para prestadores externos seleccionados como el pago en junio de más de 7 millones a los prestadores externos de Manabí; de suerte que, algunos funcionarios y vocales del IESS cumplen las funciones de tramitadores o lobistas.  

Existe mucha tela por cortar en nuestra institución, llamada a manejar el dinero del ahorro nacional; pues tenemos mucha más   información que nos permitirá entender la compleja situación que vive el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

Dr. Carlos  Figueroa y colaboradores.

Ecuador Noticias Administrator

Medio difusor de noticia

follow me

Por Ecuador Noticias

Medio difusor de noticias.