América Latina, la región más letal para las mujeres